viernes, 18 de enero de 2008

ENSAYO SOBRE EL MAESTRO SIMÓN RODRÍGUEZ

Saludos emprendedores....

Por favor lean la siguiente biografía de Simón Rodríguez que les publico a continuación y hagan un ensayo de dos páginas sobre el tema. El texto debe hacerse manuscrito (escrito a mano) para así poder revisar los posibles errores ortográficos que tengan con el fin de ir corrigiéndolos.
La fecha de entrega está pautada para la próxima sesión que tengamos, es decir para el jueves 24 de enero y para sábado 26 de enero, lo cual depende de los días en que tengan las correspondientes clases.

Por favor aparten una carpeta con su título e identificación para utilizarla de portafolio y guardar en ella el material que vayamos generando.

Realizar un ensayo es muy sencillo:
1- Tienen que leer el material
2- Hagan un resumen de lo que contiene el texto presentado
3- Plasme con sus propias palabras lo que entendió del texto, agregando sus opiniones y cualquier elemento que considere necesario para ampliar su ensayo.
4- Argumente sus planteamientos con sus propias opiniones.
5- Hágase las siguentes preguntas y respóndalas de forma sintetizada en su ensayo: ¿Cuáles son las influencias del pensamiento pedagógico de Simón Rodríguez? ¿Cuáles ideas de Simón Rodríguez eran revolucionarios para la época en que vivió? ¿Cuáles ideas de Simón Rodríguez pueden ser consideradas como revolucionarias hoy en día? ¿Cuáles ideas educativas de Simón Rodríguez puede sernos de utilidad para construir la la nueva república que requerimos?

Todo ensayo debe tener un párrafo de inicio, unos de desarrollo, otros de ilustración o explicación y uno de cierre o conclusión.


A continuación el texto:

Simón Rodríguez
Simón Narciso de Jesús Rodríguez nació en Caracas la noche del 28 de Octubre de 1769. Fue bautizado el 14 de Noviembre de ese año como niño expósito. Criado en casa del sacerdote Alejandro Carreño toma de él su apellido y es conocido como Simón Carreño Rodríguez. Documentos de la época y otros testimonios hacen pensar que el sacerdote Carreño era en efecto padre de Simón Rodríguez y de su hermano José Cayetano Carreño, cuatro años menor que él y quien se desarrollara como notable músico. Su madre Rosalía Rodríguez era hija de un propietario de haciendas y ganado, descendiente de canarios.
En Mayo de 1791 el Cabildo de Caracas le da un puesto como profesor en la “Escuela de Lectura y Escritura para niños”, en 1794 presentó una escritura crítica llamada “Reflexiones sobre los defectos que vician la escuela de primeras letras en Caracas y medios de lograr su reforma por un nuevo establecimiento". Allí en esta escuela es que tiene la oportunidad de ser el tutor del futuro Libertador Simón Bolívar. Fuertemente influenciado por El Emilio de Jean-Jacques Rousseau, Simón Rodríguez desarrolla una revolucionaria concepción de lo que debe ser el modelo educativo de las nacientes naciones americanas. El mismo Bolívar en carta al General Santander en 1824 decía que su maestro "enseñaba divirtiendo". Este espíritu que intentaba romper con las rígidas costumbres educativas del colonialismo español se reflejaría en toda la obra y el pensamiento de Simón Rodríguez.
Su participación en la conspiración de Gual y España en contra de la corona Española en 1797 lo fuerza a dejar el territorio Venezolano.
En Kingston, Jamaica, el cambia su nombre a Samuel Robinsón, y después de permanecer algunos años en los Estados Unidos, viaja a Francia (1801), Allí en 1804, se encuentra con Simón Bolívar, de quien había sido Maestro cuando niño. Juntos realizan un largo viaje por gran parte de Europa. Son testigos presenciales de la coronación de Napoleón Bonaparte en Milán, como Rey de Italia y de Roma, por otra parte él es testigo del famoso juramento de Bolívar sobre el monte Sacro, en donde el profetiza que liberaría a toda América de la corona Española, y lo registra para la Historia.
Simón Rodríguez era también Bohemio, viajero y lector incansable. Relámpagos de genialidad, de inteligencia y de locura se repetían en la vida de este hombre. Títulos estos dados por quienes durante más de un siglo mantuvieron en el olvido la obra de uno de los hombre mas ilustres de nuestra América, obra a la que solo se ha tenido acceso desde la década de 1950, por iniciativa de algunos venezolanos que rescataron del mas injusto de los abandonos, las magnificas ideas que nos ha legado este americano de Venezuela llamado por Simón Bolívar, "El hombre más extraordinario del mundo”.

Influencia sobre Bolívar
Juntos parten en marzo de 1805, a un viaje que los lleva a Lyon y Chambery para luego atravesar los Alpes y entrar en Italia: Milán, Venecia, Ferrara, Bolonia y Florencia. En Milán presencian la nueva coronación de Napoleón, esta vez como rey de Italia. El 15 de agosto de ese mismo año, suben al Monte Sacro, en Roma, y Rodríguez recoge para la posteridad el juramento que allí su discípulo hace: ."Juro delante de usted; juro por el Dios de mis padres; juro por ellos; juro por mi honor; y juro por mi patria; que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español".
Luego de una breve visita de Bolívar a Nápoles retornan a París hacia fines de año. Poco tiempo después se separan y, en 1806, inicia Simón Rodríguez un largo peregrinar por Europa, viviendo en Italia, Alemania, Prusia, Polonia y Rusia, donde se dedicó por varios años a la docencia. En 1823, en Londres se encuentra con Andrés Bello y ese mismo año emprende su viaje de retorno a América. Desembarca en Cartagena de Indias, y retoma su nombre de Simón Rodríguez. En Bogotá, en 1824, realiza la primera fundación de una escuela-taller.
Visita Panamá, Guayaquil y otros lugares. Al año se reúne en Lima con el Libertador. Antes, a su paso por Ecuador deja varias obras; en Latacunga, dicta clases de Agricultura y Botánica en el Colegio Nacional; en Quito presenta al Gobierno un Plan de colonización para el Oriente del Ecuador, y en Ibarra, funda una "Sociedad de Socorros Mutuos".
Bolívar lo incorpora al grupo de sus colaboradores directos. A mediados de abril, parte con Bolívar hacia varias ciudades de Perú y pasa por Bolivia. En noviembre de ese mismo año, Bolívar lo nombra "Director de Enseñanza Pública, Ciencias Físicas, Matemáticas y de Artes y Director General de Minas, Agricultura y Caminos Públicos de la República Boliviana".
En enero de 1826, Bolívar regresa a Lima y Rodríguez se queda en Bolivia; no volverán a verse jamás. En ese mismo año, funda la segunda escuela-taller, esta vez con proyecciones para toda Bolivia, desde Chuquisaca.
Entre 1806 y 1823 mientras se libraba gran parte de la Guerra de Independencia en su natal Venezuela, Rodríguez se hospeda en Italia, Alemania, Rusia, Prusia, y Holanda. Luego el daría su opinión sobre este periodo de tiempo diciendo;
“Yo estuve en Europa por casi 20 años, trabaje en un Laboratorio de Química Industrial […] Asistí a algunas reuniones secretas orientadas hacia la democracia […] Estudie un poco de literatura, aprendí nuevos idiomas y di clases de lectura y escritura de una escuela ubicada en un pequeño poblado Ruso”.
Rodríguez regresa a América en 1823, usando el nombre de Simón Rodríguez nuevamente. En Colombia establece la primera escuela-taller en 1824. Atiende el llamado hecho por Bolívar desde el Perú y es nombrado el “Director de la educación Pública, Ciencias, Artes Físicas y Matemáticas” y “Director de Minas, Agricultura y Vías Publicas” de Bolivia.
En 1826, Rodríguez establece una segunda escuela-taller como parte del proyecto para toda Bolivia. Pero el Mariscal Antonio José de Sucre, presidente de Bolivia desde Octubre de 1826 no tenía una buena relación con el, por lo que Rodríguez dimitió el mismo año, trabajando el resto de su vida como educador y escritor, viviendo alternadamente entre Perú, Chile y Ecuador. Muy importante es su trabajo titulado Sociedades Americanas, el cual fue dividido en varias ediciones publicadas en Arequipa (1828), Concepción (1834), Valparaíso (1838), y Lima (1842). El texto insiste en la necesidad de buscar soluciones propias para los problemas de Hispanoamérica, idea que sintetiza su frase,
"La América Española es Original; Originales han de ser sus instituciones y su gobierno: Y Originales sus medios de fundar uno y otro. O Inventamos o Erramos".
Otras Obras importantes fueron “El Libertador del Mediodía de América y sus compañeros de Armas” (1830), un alegato sobre la lucha social que emprendía Bolívar en esa Época.
El pensamiento volcado en Hispanoaméria
Marcha en 1828 para Arequipa, donde publica el Pródromode la obra Sociedades Americanas en 1828. En esta obra insiste en la necesidad de buscar soluciones propias para los problemas de Hispanoamérica, concepto que sintetiza en una frase: "La América Española es Original i ORIGINALES han de ser sus Instituciones i su gobierno i ORIGINALES sus medios de fundar uno i otro. O Inventamos o Erramos".
En 1830, aparece su libro El Libertador del Mediodía de América y sus compañeros de armas, defendidos por un amigo de la causa social, un vibrante alegato a favor de Bolívar. En septiembre de ese año, circula su ensayo científico Observaciones sobre el terreno de Vincocaya.
En 1831, Simón Rodríguez contrae segundas nupcias con Manuela Gómez, en Perú. Desde Lima acepta la dirección de una escuela y publica su libro Luces y Virtudes Sociales, donde afirma su concepto de la escuela primaria puntualizando la diferencia entre instruir y educar. Seguidamente, se edita en la misma ciudad el Informe sobre Concepción después del Terremoto de febrero de 1835. Rodríguez se encuentra por segunda vez con Andrés Bello, ahora en Santiago de Chile, y reedita en Valparaíso, Luces y Virtudes Sociales (1838). Publica varios artículos en El Mercurio.
En 1842, reedita su obra Sociedades Americanas en 1828, emprende viaje a Ecuador en 1843 y a su paso por el puerto de Paita (Perú), se entrevista con Manuela Sáenz.
Años más tarde, publica en El Neogranadino, periódico de Bogotá, su Extracto sucinto de mi obra sobre la Educación Republicana. En 1850, vuelve a Latacunga y, en 1851, entrega al Colegio de San Vicente sus Consejos de amigo dados al Colegio de Latacunga.
En los años finales de su vida, Simón Rodríguez va a Guayaquil, donde se perderá buena parte de su obra a causa de un incendio que devastó a buena parte de la ciudad. En 1853, emprende un nuevo viaje al Perú, acompañado por su hijo José y su amigo Camilo Gómez, quien lo asistirá en el momento de su muerte, ocurrida en el pueblo de Amotape el 17 de julio de 1853. Setenta años después, sus restos fueron trasladados al Panteón de los Próceres en Lima, y desde allí, al siglo justo de su fallecimiento, fueron devueltos a Caracas, ciudad natal, donde reposan en el Panteón Nacional. En los años finales de la vida de Rodríguez, éste da clases en varios Colegios de
Quito y Guayaquil, en esta ciudad grandes partes de sus obras quedan hechas cenizas por un incendio que azotó la ciudad.
En 1853 emprende su último viaje rumbo a Perú al lado de su hijo José y Camilo Gómez, un compañero de éste. Es asistido en su muerte por Gómez, en el pueblo de Amotape. Sus restos son trasladados setenta años después al panteón de Perú, y luego a su Caracas Natal en donde reposan hoy en día en el
Panteón Nacional desde 1954.

Tomado de la página web
http://es.wikipedia.org/wiki/Sim%C3%B3n_Rodr%C3%ADguez_(escritor_venezolano)
Carlos Vielma